El impacto de la realidad virtual en la construcción

Los últimos lanzamientos y modificaciones de la realidad virtual y aplicaciones en 3D han generado un impacto más que significativo en la construcción y la arquitectura, y los cambios más importantes aún están por llegar.

Las fotos y planos de dos dimensiones están siendo dejados de lado y reemplazados por proyectos, fotografías y videos en 360º. Los profesionales de la construcción pueden ahora mostrar sus diseños y trabajos de una manera más elegante y llamativa, generando un impacto mucho mayor en sus clientes y público objetivo, quienes pueden “visitar” su obra o proyecto aún antes de empezar con su construcción.

Cada vez son más las empresas que se encuentran dedicadas a la creación de software de realidad virtual, lo que permite realizar recorridos en los ambientes de cada obra, mostrando las diferentes opciones a los clientes por medio de lentes de realidad virtual y auriculares. Si bien requiere  de una inversión inicial, brinda ventajas más que importantes para los profesionales del sector: se anticipa a posibles errores o malos entendidos con los clientes sobre los detalles de la obra, y puede generar un ahorro importante en maquetas y planos. Incluso existen aplicaciones que permiten que los arquitectos o diseñadores puedan trabajar de manera online con sus contratistas y proveedores, lo que permite supervisar el trabajo e identificar inconvenientes incluso antes de que inicie la obra.

El sector inmobiliario es otro de los que más utiliza y se ha beneficiado de esta tecnología. A la hora de mostrar un inmueble en construcción, la realidad virtual está reemplazando a la antigua moda de realizar “espacios pilotos o prototipos”, como departamentos o casas prefabricadas. También es posible ofrecer inmuebles a público que no cuenta con la posibilidad de acercarse al lugar en que se encuentra la propiedad. Mostrar un inmuebles en 3D a través de realidad virtual ofrece al cliente la sensación de estar dentro de él, lo que genera las mismas emociones que genera una visita presencial, y en ocasiones la mejora por ser posible decorar el inmueble a la medida del cliente.

La realidad virtual permite visitar los diferentes ambientes de la futura propiedad y conocer como luce, identificando los tamaños de las habitaciones, tipos de materiales que se utilizarán, colores y texturas y facilitando que la decisión de venta se lleve a cabo.

RELACIONADOS