Tapitas

Cómo es el ladrillo que nace a partir de las tapitas de plástico

Fuente: La Voz

Un sistema de construcción racional que surge a partir del plástico reciclado. Características y precio.

Las tapitas de plástico desechadas dieron lugar a numerosas creaciones: juguetes, muebles y hasta juegos infantiles para plazas y espacios públicos. A partir de campañas educativas y de concientización, el plástico empieza a recuperarse y reciclarse.

Con estos conceptos, un emprendedor de Tigre (Buenos Aires) desarrolló un ladrillo con el propósito de llevar soluciones a la gente y paliar el déficit habitacional. Así nació el sistema constructivo Easy Brick.

Ladrillos como “Rastis”

Se trata de un ladrillo de polipropileno que se caracteriza por su peso reducido, un elemento que por sus paredes o laterales conforma tres capas de aire (lo que destaca su capacidad para aislar térmicamente) y al que también se le agrega retardante de llama, lo que lo hace ignífugo.

El bloque se fabrica mediante la inyección de material plástico 100 por ciento reciclado, es fácil de usar y contribuye a una construcción sustentable.

Principales características

Entre las características que los distinguen, Francisco Basavilbaso, asesor técnico de Easy Brick, destaca:

• Livianos. Según sus fabricantes, la unidad no llega a pesar un kilogramo (0,950 kg) y tiene buen comportamiento estructural. Son ideales para obras rápidas, reducen costos de flete y manejo en obra.

• Ecológico. Está fabricado completamente con polipropileno totalmente reciclado (cada unidad demanda 330 tapitas). No se utiliza materia prima virgen en el proceso productivo.

• Precisión. Se fabrica por medio de inyección: como resultado, se logra que el producto adquiera estabilidad dimensional.

• Impermeable. Por su naturaleza plástica, el porcentaje de absorción de agua de los ladrillos es 0 por ciento.

• Atérmico y acústico. Tiene baja conductividad térmica. Esta propiedad se ve potenciada por las tres cámaras de aire que conforman el diseño del bloque y portan un espectro acústico superior al de otros sistemas.

Proceso de producción

“El proceso de fabricación nace a partir del desecho de tapitas de plástico o polipropileno reciclado. Las tapitas se reducen en pellets, que ingresan a una tolva, para calentarse y derretirse, operando a unos 200 grados aproximadamente. Luego, en la máquina, se acciona un tornillo que empuja el material al molde para dejar caer finalmente el ladrillo, que por sus proporciones y peso permite levantar 55 metros cuadrados en un día. Es decir, una casa pequeña”, explica Zenón Santiago, del fabricante Tuboloc.

Sistema constructivo

A partir del ladrillo también nació este sistema constructivo, racional y no tradicional, similar al proceso que se emplea en los juegos para niños (como “Rasti” o “Mis Ladrillos”). El sistema se destaca por prescindir de mezclas o adhesivos para unir los ladrillos. La vinculación de las piezas entre sí se realiza a través de un encastre a presión por medio unas pestañas.

Además de acelerar el montaje, este sistema de unión garantiza que la ejecución de las hiladas posea una escuadra y plomo perfectos, “si bien es necesario modular el proyecto para optimizar el proceso y lograr una notable reducción de costos y tiempo, como en cualquier otro sistema industrializado o racional”, apunta Marcelo Santiago, titular de la firma Tuboloc.

Para resolver los encuentros, puntos básicos de la estructura, cuenta con piezas especiales (medio bloque), el bloque en U para la ejecución de refuerzos estructurales horizontales, dinteles y el pasaje de instalaciones varias, además de una tapa de bloque superior e inferior como dispositivo de cerramiento de vanos.

Como cimiento se puede utilizar una platea o encadenado, muy bien nivelados. Los refuerzos estructurales verticales se materializan con barras de acero colocadas en los agujeros, según se requiera, que quedan alineados al apilar los bloques intertrabados. Luego, se rellena con hormigón.

La materialidad del bloque lo hace impermeable, lo que garantiza una ausencia de humedad por capilaridad de cimientos.

Finalmente, se adapta a cualquier obra ya realizada en diferentes sistemas, ventaja que surge a partir de sus dimensiones muy similares a otros mampuestos. Además, facilita el trabajo del usuario en procesos de autoconstrucción y no requiere mano de obra especializada.

Números a considerar

• Los ladrillos miden 15 x 15 x 30 centímetros realizados totalmente de polipropileno, a partir de las tapitas de plástico desechadas.

• Tiene un soporte en peso de unos 1.500 kilogramos por ladrillo; eso le permite poner cualquier tipo de techo, sea con viga de hormigón o madera.

• Una pareja de operarios puede levantar los 22 bloques que requiere cada metro cuadrado de pared en sólo tres minutos.

RELACIONADOS